dirección Herrerías 2-14 bajo | Logroño, La Rioja

1. Origin

Es curioso, cuando estaba trabajando no se me ocurrían ideas para emprender. Estás tan metido en la dinámica del día a día que no tienes tiempo, ni posiblemente ganas, de pensar en otros proyectos o actividades a los que dedicar tu vida.

Era consciente que si algún día me quedaba sin trabajo y me venía a La Rioja, donde trabaja mi marido David, iba a tener pocas opciones de encontrar un puesto como jefa de proyectos, que es a lo que me he dedicado los últimos 9 de años de mi vida, de los 15 que llevo en el “divertido” mundo del montaje industrial. Así que el día que me quedé sin trabajo, lo vi claro. Con los ahorros, los 24 meses de paro generados que podría capitalizar, y la indemnización, era el momento de emprender. Pero ¿en qué?

Hostel hotel

Para empezar, me vine a Logroño y el piso de Bilbao lo pusimos en alquiler en Airbnb. No sabía que tal funcionaría este tipo de alquiler, pero caso que fuera mal, siempre podría alquilarlo de manera convencional. Ahora puedo decir que está funcionando de maravilla, así que me está ayudando a ahorrar para nuestro nuevo proyecto.

Mientras preparaba el piso para el alquiler, y hacía la mudanza, no podía dejar de dar vueltas a lo mismo: ¿y ahora que hago?

Alguien me dijo que si me decidía a emprender, escogiera algo que me apasionara ya que, al fin y al cabo, podría ser a lo que me dedicara el resto de mi vida, así que merecía la pena darle una vuelta. En ese momento pensé que lo que más me gusta es viajar, y creo que ese pensamiento me influyó de alguna forma en la elección de la idea de negocio.

Pues fue en ese momento, sin la presión del día a día del trabajo, cuando se me ocurrió. ¿¿¿¿¿Y si monto un hostel????

Lo primero que hice fue hablarlo con David, y no sólo le pareció una idea genial, si no que se ha implicado totalmente en el proyecto y aunque él continúa trabajando, saca tiempo de debajo de las piedras para colaborar. La verdad, sin su aportación no hubiera sido posible avanzar. En todo caso, nuestra vida había cambiado a mejor; ahora vivimos todos los días bajo el mismo techo, en vez de cada uno en una ciudad diferente, y de este modo podemos compartir la ilusión de crear nuestro propi0 negocio, algo que no hubiéramos imaginado ni en nuestros mejores sueños.

Se trata de un reto ambicioso, claro está, por lo que estudiarlo y analizarlo en profundidad era totalmente necesario e intentarlo merecía la pena.

Alguno dirá, si te gusta viajar, cuando abras el hostel no vas tener tiempo ni de ir a Soria, y razón tiene, pero es algo que en estos momentos no me preocupa. El trabajo duro no me asusta. Sé que el proyecto va requerir lo mejor de mi misma y que me pondrá a prueba constantemente, pero me veo con confianza y muy motivada  para afrontar lo que se tercie. Eso sí, tengo la esperanza que tanto esfuerzo me permita en un futuro cercano, cerrar un mesecito en temporada baja y así poder disfrutar de una de mis grandes pasiones: viajar.  ¿pensáis que la motivación de abrir tu propio negocio puede suplir o paliar el exceso de trabajo inicial? ¿Cuál es vuestra experiencia?

En todo caso, aquí estoy, en el inicio de una aventura que espero llegue a buen puerto. Vosotros seréis testigos directos de cada paso que vaya dando, deseando que tanto mis errores como mis aciertos puedan serviros para afrontar vuestros propios retos.

 

Add a comment