Por fin se notan ciertos avances. Las obras del albergue van viento en popa. Ya tenemos los huecos de las ventanas del jardín, por lo que ya entra bien de luz y han comenzado a alicatar los baños y la cocina. Para los baños hemos escogido el mítico azulejo metro en blanco, combinado con un azulejo imitación a madera en la zona de ducha para dar más calidez. Aquí tenéis unas fotitos para que veáis como está quedando… 😉

Por otro lado, la cocina va también con el azulejo metro pero en color manzana. Va a ir alicatada por dentro y por fuera, y va a llevar un ventanal con unas puertas correderas para pasar los platos a la zona común. Los muebles se fabricarán con una madera muy natural, y la encimera será de granito negro muy resistente. Por cierto, me he encaprichado de una de esas neveras vintage en color verde…

Esta semana que viene espero que coloquen las ventanas y se termine de alicatar. Lo siguiente será colocar el suelo radiante para alicatar también los suelos.

Poco a poco os iré enseñando fotos de las habitaciones con una pinta más apetecible. Ahora ya se que ni Dios se quiere quedar a dormir aquí… y no me extraña…

 

Añadir comentario